english |  français  |  español Ver canales RSSCanales RSS  Inicio  |  Contacto  |  Preguntas Frecuentes  |  Buscar  |  Mapa del Sitio  |  Política sobre divulgación de información
 
El voluntariado empoderador, transformador y movilizador en el trabajo diario
por Emma Wretblad

La Voluntaria ONU internacional Emma Wretblad (de pie) realizando una charla a los profesores de la Universidad Tecnológica Equinoccial. (Programa VNU, 2011)La Voluntaria ONU internacional Emma Wretblad (de pie) realizando una charla a los profesores de la Universidad Tecnológica Equinoccial. (Programa VNU, 2011)
08 marzo 2012

Quito, Ecuador: En mi asignación como Voluntaria de las Naciones Unidas internacional para el Programa Regional de Presupuestos Sensibles al Género (PSG) en ONU Mujeres, observé y formé diariamente parte de un proceso del voluntariado como una forma de empoderar a las mujeres, transformar las relaciones de poder entre mujeres y hombres y movilizar más voluntarias/os para generar efectos multiplicadores en las comunidades.

El Programa PSG es un programa regional conjunto de ONU Mujeres y el programa VNU. El componente VNU se desarrolla en tres países de la región: Argentina, Bolivia y Ecuador. Cada uno contó con Voluntarias ONU nacionales y promotoras que apoyaron para cumplir los objetivos del Programa y desarrollar las acciones necesarias para tal efecto.

Mi tarea específica fue coordinar el componente VNU, incluyendo el trabajo de las voluntarias en los tres países, y además apoyar a la Coordinadora Técnica Regional en la implementación del mismo en nueve países de la región*.

A través de nuestra labor como Voluntarias ONU apoyamos el efecto empoderador del voluntariado en las mujeres que participan como actores en la planificación y presupuestación participativa: un aumento de la autoestima, un reconocimiento de derechos e identidades, acceso a espacios de decisión, así como capacidad de formular agendas y propuestas para el Gobierno local sobre los derechos de las mujeres y la igualdad de género.

Apoyamos también el efecto transformador del voluntariado, como fomentar una relación más cercana entre los Gobiernos locales y la sociedad civil. Muchas veces este acercamiento se facilitó debido al rol “neutral” de las Voluntarias ONU ubicadas en los diferentes municipios. También son importantes los cambios en las relaciones en la vida de las mujeres, en sus familias, en sus organizaciones y en sus comunidades. Las mujeres ganaron un reconocimiento y son una voz que se escucha y que se toma en cuenta. Y por último los cambios en políticas y el incremento de presupuestos para los derechos de las mujeres y la igualdad de género en varios gobiernos locales.

Finalmente, en nuestra labor apoyamos al efecto movilizador del voluntariado: más mujeres participan y se movilizan conjuntamente por una causa común, por ejemplo construir una agenda propia para presentar propuestas y demandas en espacios participativos. Las organizaciones toman acciones para promover la agenda de las mujeres, por ejemplo la organización de marchas para el 25 de noviembre por la erradicación de la violencia contra las mujeres a través de la adecuada presupuestación. Y la coordinación entre diferentes contrapartes para tomar acciones conjuntas, y así ser más fuertes en su accionar y poder promover demandas y propuestas comunes.

Más allá del voluntariado visto como empoderador, transformador y movilizador, nosotras, las 32 Voluntarias ONU que participamos en el programa, también hemos sido empoderadas, hemos transformado (y hemos sido transformadas) y hemos movilizado a personas para participar.


* Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Honduras, Perú, Venezuela y Uruguay.

El Programa VNU está administrado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)