english  |  français |  español Ver canales RSSCanales RSS  Inicio  |  Contacto  |  Preguntas Frecuentes  |  Buscar  |  Mapa del Sitio  |  Política sobre divulgación de información
 
Mejorar las políticas públicas de la infancia
por Nadège Dazy, pasante internacional del programa de Voluntarios de las Naciones Unidas (VNU)

Nadège Dazy (segunda por la derecha), pasante VNU internacional cuya asignación es íntegramente financiada por el Gobierno de Bélgica, junto a otros Voluntarios de Naciones Unidas en Cochabamba durante la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático. (Programa VNU)Nadège Dazy (segunda por la derecha), pasante VNU internacional cuya asignación es íntegramente financiada por el Gobierno de Bélgica, junto a otros Voluntarios de Naciones Unidas en Cochabamba durante la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático. (Programa VNU)Visita de Nadège Dazy a comunidades de Cochabamba, junto al grupo de trabajo del Fondo de los Estados Unidos para UNICEF. (Programa VNU)Visita de Nadège Dazy a comunidades de Cochabamba, junto al grupo de trabajo del Fondo de los Estados Unidos para UNICEF. (Programa VNU)Taller  de tres días del sector de protección de UNICEF en Cochabamba. Grupo de la mesa de Justicia Juvenil facilitada por (primera fila, de izquierda a derecha): Yoko Wada (primera), Nadège Dazy (cuarta) y Victor Altuna (último). (Programa VNU)Taller de tres días del sector de protección de UNICEF en Cochabamba. Grupo de la mesa de Justicia Juvenil facilitada por (primera fila, de izquierda a derecha): Yoko Wada (primera), Nadège Dazy (cuarta) y Victor Altuna (último). (Programa VNU)
09 febrero 2011

Cochabamba, Bolivia: Hace ya casi un año llegué a la ciudad de Cochabamba, Bolivia, para integrarme como pasante VNU internacional en UNICEF. Las primeras semanas las pasamos en la oficina central de La Paz tomando las primeras inducciones. Después de este primer contacto con la visiones de UNICEF, me trasladé a Cochabamba, donde iba a pasar 12 meses como pasante VNU de políticas públicas para la infancia.

Política pública es un concepto que todos conocemos pero que estoy segura muchos se preguntan qué significa en la práctica, en el trabajo cotidiano. Para ser honesta, yo tampoco sabía muy bien a qué se refería. Sin embargo, con el tiempo empecé a darme cuenta de la importancia que tiene para el desarrollo humano una correcta gestión de las políticas públicas.

De hecho trabajar en políticas públicas a nivel departamental es trabajar para todos los demás sectores de UNICEF (educación, salud, protección, agua y saneamiento, etc.). Es, en otras palabras, la acción de promover la inclusión de mecanismos de coordinación intersectorial enfocados en la niñez, dentro de las diferentes organizaciones locales existentes y también dentro de UNICEF. La verdad es que después de este año estoy más que convencida de que sin acciones integrales, los objetivos planteados por UNICEF no podrían ser logrados de manera plena.
 
Sin embargo, lograr acciones coordinadas e integrales requiere mucho trabajo. Por un lado dentro del propio gobierno departamental, donde cada sector recibe sus fondos de manera separada, y por otro a nivel municipal, donde  la idea de que las acciones de un sector pueden tener impacto sobre las acciones de otro no está siempre presente en un primer momento. Es por esta razón que gran parte de mi trabajo se ha centrado en la consolidación de equipos intersectoriales municipales, en su rol de coordinación de la planificación, seguimiento y evaluación de las acciones para mejorar el presente y el futuro de la niñez boliviana.
 
Además, trabajar en este sector significa aportar a la formulación y aplicación de políticas públicas y luchar para que los gobiernos incrementen la inversión social a favor de la infancia. Estos temas son de suma importancia, sobre todo en estos momentos de cambio que está atravesando Bolivia.

Con la nueva Constitución, todos los departamentos y municipios del país tienen que redactar sus nuevas políticas públicas y adaptar sus legislaciones. En consecuencia, ésta es claramente una oportunidad única en el país para poder adecuar estas leyes locales a los instrumentos, convenciones y declaraciones internacionales que protegen los derechos de la infancia, adolescencia y juventud a nivel mundial.

Este no es un trabajo sencillo, y por eso UNICEF, a través de su sección de política pública, está apoyando a las instituciones locales en el proceso de redacción de estas leyes, con el único objetivo de poder proteger a la infancia de Bolivia eficazmente. Así, como pasante VNU en Cochabamba he tenido la oportunidad de conocer y participar en este importante proceso, en el que está en juego el presente de los niños bolivianos o, lo que es lo mismo, el futuro de Bolivia.

Gracias a la experiencia vivida durante este año, he aprendido mucho sobre Bolivia, sobre su política, su historia, su economía y sus culturas. También mis viajes fuera de la ciudad me han permitido conocer una realidad diferente y en muchos casos más complicada. Una realidad rural e indígena, cuyas poblaciones en muchas ocasiones tienen más dificultades para poder alcanzar un desarrollo humano digno, y en la que los niños y niñas en demasiadas ocasiones son los primero perjudicados.

La vida en los municipios no siempre es fácil, sobre todo para los niños, niñas y adolescentes, no obstante estoy convencida de que Bolivia tiene todos los recursos necesarios para superar sus problemas sociales y económicos. La voluntad de cambio está presente en la gente, pero es cierto que el camino todavía será largo.

A pesar de que he estado tan sólo un año trabajando aquí, estoy muy feliz de, como pasante VNU, haber podido ser parte activa de este proceso de cambio, y espero un día poder regresar a esta tierra para ver cómo el país habrá logrado alcanzar las metas por las que hoy muchos estamos trabajando.

El Programa VNU está administrado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)