Ayudar a los refugiados a acceder al mercado laboral en Turquía

04 diciembre 2017
Día Internacional de los Voluntarios 2017
Turquía acoge a más de 3,5 millones de refugiados sirios. Como Voluntario de las Naciones Unidas nacional en la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Ankara, Cansu Güngör participa en la movilización del público y del sector privado con el fin de facilitar el acceso de los refugiados al mercado laboral. El objetivo principal de Cansu es ayudarlos a ser autosuficientes y seguir adelante con sus vidas en Turquía.
Cansu Güngör (centre), a national UN Volunteer, is supporting a beneficiary registration session at the Turkey’s employment agency in Ankara.
Cansu Güngör (centro), Voluntaria de las Naciones Unidas de nacionalidad turca, está apoyando una sesión de registro de beneficiarios en la agencia de empleo de Turquía en Ankara. (Programa VNU, 2017)

En su calidad de organismo de las Naciones Unidas para los Refugiados, el ACNUR apoya la respuesta del gobierno turco y coordina los esfuerzos de otras organizaciones y asociados de la ONU en todo el país. Debido a que el 90% de los refugiados sirios viven fuera de los campamentos en áreas urbanas y periurbanas, las necesidades de capacitación y empleabilidad son enormes. Como parte de la Dependencia de Medios de Vida en Ankara, Cansu Güngör apoya los medios que permitan a los refugiados garantizar su autosuficiencia.


Con este fin, la Dependencia de Medios de Vida se ha asociado con otros sectores para proporcionar formación profesional y técnica, clases de idiomas, capacitación en materia comercial y de  emprendimiento, subvenciones de puesta en marcha y asesoramiento a refugiados.


Cansu participa en todos los aspectos de la citada Dependencia, desde el apoyo de proyectos hasta la administración y las comunicaciones. Si bien no siempre trabaja directamente con los beneficiarios, ella desempeña un papel central en su conexión con el mercado laboral.


Un paso inicial pero crucial consiste en facilitar el proceso de registro en la ISKUR, la base de datos de la agencia de empleo turca. Para superar las barreras legales y lingüísticas, Cansu y su equipo se aseguran de que los beneficiarios se puedan registrar en la base de datos y de que se les asigne un consejero personal.


Otro elemento clave es alentar al sector privado a contratar a refugiados. Respecto a este tema, la Dependencia de Medios de Vida respalda las solicitudes de permisos de trabajo y el pago de los gastos relacionados. Cansu es responsable de los informes y la administración de datos relacionados con todas las transacciones.


Como ella reconoce, todavía existe una cierta renuencia de los actores del sector privado a emplear a refugiados, debido a los gravámenes de los permisos de trabajo, el idioma y los problemas de integración. Sin embargo, el ACNUR está haciendo todo lo posible por superar la situación, y centra sus esfuerzos en fomentar el diálogo con empresas nacionales e internacionales, cámaras de comercio, asociaciones y zonas industriales organizadas.


Es una sensación increíble ver que, a través de nuestros esfuerzos, tenemos beneficiarios que han conseguido un trabajo que les permite vivir sus vidas con mejores estándares y sin ninguna dependencia de asistencia financiera, en especie o en efectivo, explica Cansu.


“Ser paciente y seguir trabajando sin reservas en pos de mis objetivos y metas son dos cosas que mi supervisor y mi posición me han enseñado”, concluye.



ACNU/2017


Este fragmento es parte de la campaña del Día Internacional de los Voluntarios 2017.