Cinco hechos sobre el voluntariado y el Marco de Sendai

13 octubre 2017
David Stevens, Head of the UNISDR Office, Bonn
En el Día Internacional para la Reducción de los Desastres, David Stevens de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR) y miembro del Grupo Asesor de Expertos para el Informe sobre el Estado del Voluntariado en el Mundo de 2018, se refiere al alcance del trabajo voluntario bajo el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres como un enfoque centrado en las personas para fortalecer la resiliencia.
A volunteer teaches school kids how to act during emergencies.
©

En marzo de 2015 se produjo un gran revuelo debido a que los Estados Miembros de la ONU acordaron el primero de los tres programas básicos de desarrollo para el año 2030: el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres (SFDRR).  El objetivo del Marco implica “la reducción significativa del riesgo de desastres y pérdidas en vidas, medios de subsistencia y salud, además de los recursos económicos, sociales, culturales y medioambientales de las personas, empresas, comunidades y países”. Mi organización, la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR) actualmente trabaja para ayudar a los países a implementar acciones bajo este Marco, en tanto que se fomenta la coherencia entre Sendai, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París.


De lo que quizás podemos estar más orgullosos es que partiendo desde la base del Marco de Acción de Hyogo para 2005 -2015, Sendai da un enorme paso adelante al considerar cómo enfrentamos los nuevos riesgos que surgirán los próximos 15 años y después. Los siete Objetivos Mundiales del SFDRR van más allá de reducir los riesgos existentes, ya que también abarcan la prevención de riesgos futuros y el fortalecimiento de la resiliencia ante desastres posteriores. Esto ubica el enfoque en la reducción del riesgo de desastres que tiene el Marco mucho más cerca de la agenda de cambio climático.


El SFDRR también reconoce y aprovecha el amplio espectro de roles que los voluntarios y voluntarias pueden desempeñar a la hora de apoyar las acciones relacionadas a la reducción del riesgo a lo largo del mundo. Por lo tanto, en el Día Internacional para la Reducción de los Desastres, quisiera compartir cinco hechos sobre el voluntariado y el Marco de Sendai:

 


1. Al igual que el Marco de Acción de Hyogo, se reconoce que los voluntarios y voluntarias son actores clave para la implementación del Marco de Sendai. 


El SFDRR hace un llamado a conformar “un enfoque más amplio centrado en las personas para abordar la reducción del riesgo de desastres y destaca que los gobiernos deben incorporar la participación de voluntarios y voluntarias y otros actores en el diseño e implementación de políticas, principios y normativas”.


Bajo la Prioridad 1 del Marco ("Comprensión del riesgo de desastres"), se destaca el papel de los voluntarios y voluntarias en la creación y difusión del conocimiento y las mejores prácticas de la RRD [Reducción del Riesgo de Desastres]. Bajo la Prioridad 4 ("Mejorar la preparación ante desastres para una respuesta efectiva y para “Reconstruir mejor” en cuanto a recuperación, rehabilitación e infraestructura”), se reconoce la necesidad de capacitar a los voluntarios y voluntarias para responder a los desastres.  


2. La participación de la comunidad es fundamental para el éxito de las actividades de RRD, y en este sentido los voluntarios y voluntarias pueden desempeñar un rol líder en promover enfoques participativos. 


En muchos casos, países, regiones y ciudades ya han incluido metas y objetivos pertinentes en sus planes de implementación del Marco de Sendai para hacer de esto una realidad. Pero aún hay brechas y desafíos para asegurar que no sea solo un ejercicio vertical, de arriba a abajo.


La experiencia muestra la necesidad de que voluntarios y voluntarias, organizaciones de voluntariado y organizaciones comunitarias trabajen en conjunto con las instituciones públicas y así proveer conocimiento específico y orientación pragmática para el desarrollo e implementación de marcos normativos, criterios y planes para la reducción del riesgo de desastres.


3.  Sabemos que aún hay mucho por hacer para llevar a cabo una participación comunitaria completa. 


Tomando en cuenta el hecho de que son afectadas de forma desproporcionada en caso de desastre y aún así poseen baja representación en los procesos de toma de decisiones, el SFDRR hace hincapié en que la necesidad de un mayor liderazgo y participación de las mujeres, los niños y niñas, la población joven, las personas con discapacidad, los pueblos indígenas y los migrantes es fundamental para una implementación efectiva de los planes y estrategias de RRD a nivel local, nacional, regional y global. El trabajo de voluntariado puede permitir que estos grupos con escasa representación desempeñen un rol más activo, contribuyendo a una mayor sensibilización, a la existencia de comunidades más resilientes y a una cultura de reducción de riesgo de desastres que sea más inclusiva.


Se anima a los gobiernos locales a basar sus estrategias y planes de RRD en las necesidades, el conocimiento y la participación de las comunidades locales. Una de las oportunidades clave hacia donde apuntar es el Objetivo E del Marco, el cual consiste en aumentar de forma significativa la cantidad de países con estrategias de reducción del riesgo de desastres a nivel nacional y local hacia el 2020. Los voluntarios y voluntarias pueden desempeñar un papel clave a la hora de apoyar la gestión de los gobiernos locales en estos esfuerzos, incluyendo el asegurar que las voces de aquellos que se encuentran más abajo estén presentes en todas las etapas de planificación, implementación y supervisión.


4. La Plataforma Global 2017 en Cancún destacó que el trabajo de voluntariado es un recurso fundamental para la resiliencia que necesita de apoyo y movilización.


Luego de la Conferencia Mundial en Sendai, los representantes de los Estados Miembros se volvieron a reunir en Cancún, México entre el 24 y el 26 de mayo de 2017 para la Quinta Sesión de la Plataforma Mundial para la Reducción del Riesgo de Desastres.  El Resumen de la Presidencia de dicha reunión volvió a enfatizar que el voluntariado sigue siendo un recurso importante para la resiliencia, señalando el rol crítico desempeñado por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja al responder a situaciones de crisis. Un gran número de otras organizaciones de voluntariado, organizaciones de la sociedad civil y gobiernos que trabajan en conjunto con voluntarios y voluntarias participaron activamente en la cumbre.


5. UNISDR actualmente trabaja en el desarrollo de una Estrategia de Cooperación para el 2018 que incluye la participación de voluntarios y voluntarias.


El marco de Sendai, los ODS y el Acuerdo de París hacen un llamado a que se adopte un enfoque que incluya a toda la sociedad. El alcance de la participación de asociados de UNISDR ha sido ampliamente reconocido y celebrado, y sin embargo se requiere dar un paso hacia delante y hacer más en conjunto con los asociados. Un primer paso importante es desarrollar una “Estrategia de Cooperación” que apunte a la profesionalización, la sistematización, la coherencia y la sustentabilidad. La meta es desarrollar y establecer estrategias de cooperación para fomentar y apoyar la participación masiva de los actores involucrados en la implementación del SFDRR. Espero que esto permita la creación de una plataforma dinámica para que voluntarios y voluntarias, organizaciones de voluntariado y otros miembros de la sociedad civil participen a nivel colaborativo en la implementación del Marco de Sendai.


Esta entrada de blog forma parte del proyecto SWVR 2018. Para regresar a la sección relativa al proyecto SWVR 2018, haga clic en el siguiente enlace.

Objetivo de Desarrollo Sostenible: