Crear oportunidades para unas comunidades más resilientes en Serbia

20 junio 2017
Jelena Maric Lukovic
Antes de convertirme en Voluntaria de las Naciones Unidas, estuve ocho años en el Comisariado para los Refugiados y la Migración del Gobierno de Serbia con el que trabajaba en asuntos de migración forzada, asistencia a refugiados y desplazados internos. Esta experiencia me dio un profundo entendimiento de por qué una respuesta humanitaria oportuna es esencial durante un proceso migratorio, y me mostró que, para ser eficaces, estas respuestas deben venir acompañadas de respuestas en materia de desarrollo que favorezcan la paz.
Jelena Maric Lukovic UN Volunteer in Serbia
Jelena Maric Lukovi (izquierda) es una Voluntaria de las Naciones Unidas nacional que presta servicio con el PNUD en Serbia. Trabaja con refugiados y migrantes en proyectos para prevenir las inundaciones en comunidades locales. (PNUD Serbia, 2016)

Mi nombre es Jelena Maric Lukovic y soy Voluntaria de las Naciones Unidas nacional como Ayudante de Desarrollo de Resiliencia con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en la República de Serbia.

Antes de convertirme en Voluntaria de las Naciones Unidas, estuve ocho años en el Comisariado para los Refugiados y la Migración del Gobierno de Serbia con el que trabajaba en asuntos de migración forzada, asistencia a refugiados y desplazados internos. Esta experiencia me dio un profundo entendimiento de por qué una respuesta humanitaria oportuna es esencial durante un proceso migratorio, y me mostró que, para ser eficaces, estas respuestas deben venir acompañadas de respuestas en materia de desarrollo que favorezcan la paz.

Durante los últimos 25 años, Serbia ha sido testigo de la migración forzada masiva y de muchos desastres naturales. El conflicto de los años 90 en los Balcanes dejó a miles de refugiados en Serbia y, además, la migración intercontinental masiva ha resultado en el desplazamiento de un millón de personas en el país. Las grandes inundaciones también han contribuido a los retos internos del país.

La protección del desarrollo local y la mejora de la cohesión social, la tolerancia y la comprensión mutua forman parte de mi misión. Mi experiencia anterior trabajando en temas de migración me ha ayudado en mi actual asignación de voluntariado. Estoy mejor equipada para abordar los aspectos de la migración relacionados con el desarrollo.

Es importante crear políticas a nivel nacional y local y proyectos comunitarios que vinculen la migración y el desarrollo.

El PNUD de Serbia subraya el valor de los Voluntarios de las Naciones Unidas:

Los Voluntarios de la ONU en Serbia promueven la confianza, la solidaridad, la reciprocidad entre los ciudadanos y un cambio social positivo en el progreso del país hacia la adhesión a la Unión Europea y el apoyo definido por el actual Marco de Asistencia para el Desarrollo de las Naciones Unidas. Actualmente tenemos Voluntarios de las Naciones Unidas desplegados para aliviar la actual crisis migratoria y de refugiados, y ayudar a los municipios a hacer frente a la presión causada por la migración.

El PNUD reconoce la importancia de reducir las diferencias culturales, sociales y religiosas entre las comunidades de refugiados y de migrantes. Y con este propósito, junto con el equipo de Desarrollo Resiliente del PNUD, organicé varios eventos donde reuní voluntarios locales y personas de las comunidades de refugiados y migrantes para implementar actividades en beneficio de toda la comunidad.

Para el Día Internacional de los Voluntarios 2016, reunimos a empleados del PNUD, voluntarios locales de la Cruz Roja y migrantes residentes en el municipio de Šid para plantar 2.000 plántulas de álamo híbrido en la aldea de Jamena, que se ha visto seriamente afectada por las inundaciones. Esto ayudó a las personas cuyos hogares fueron destruidos por las inundaciones y a los que abandonaron sus hogares debido a la guerra, el hambre y la inseguridad, creando un mecanismo de prevención natural de las inundaciones y de la erosión del suelo, pero lo más importante, uniendo a las dos comunidades.

Dejando a un lado todas sus diferencias, tenían un objetivo común: prevenir futuros desastres naturales y crear comunidades más resilientes y sociedades más cohesionadas.

Las palabras de un voluntario migrante resuenan altas y claras hasta el día de hoy: «Es el mejor día de mi vida desde que llegué a Serbia. Soy parte de algo significativo; soy parte de un equipo que trabaja para hacer algo positivo.»

Esta experiencia inspiradora me ha motivado a organizar otra iniciativa: la recolección conjunta de residuos para una gestión más eficiente de los residuos en el municipio de Preševo. Es realmente gratificante poder devolver algo a la sociedad, crear oportunidades de desarrollo a largo plazo y ayudar a las comunidades locales.

Soy Voluntaria de las Naciones Unidas, me llamo Jelena Maric Lukovic, y apoyo a comunidades resilientes.


Artículo traducido del inglés por la Voluntaria en línea ONU Ana Lainez.