Erradicando la hambruna y la pobreza mediante la educación sanitaria en Sudán del Sur

19 febrero 2018
Rose Aliru Omega (Uganda), Voluntaria ONU matrona
Rose Aliru Omega (Uganda) es una matrona voluntaria internacional de la ONU que colabora con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en Sudán del Sur. Su trabajo se centra en la reducción de la mortalidad materna y las muertes neonatales mediante un mejor acceso a los establecimientos sanitarios. Alienta a las mujeres de Sudán del Sur a conocer sus derechos a la salud reproductiva y a aprender sobre planificación familiar, para prevenir complicaciones frecuentes durante el embarazo y el puerperio.
VV_Rose_UNFPA_SouthSudan.jpg
Rose Omega Aliru, matrona voluntaria internacional de la ONU (Uganda) en el centro de atención primaria de la salud Munuki de Juba, Sudán del Sur, administrando un implante anticonceptivo a una joven madre, mientras que una matrona de la comunidad observa (UNFPA, 2016).

Rose es originaria de una aldea en Uganda donde muchas muertes se han atribuido a la hambruna. Recuerda una época especialmente difícil cuando su comunidad se reunió durante al menos una semana para llorar a sus difuntos. La tasa de mortalidad había sido particularmente alta debido al brote de enfermedades entre los recién nacidos. Desafortunadamente, el duelo prolongado tuvo un efecto incendiario: la atención interrumpida a los cultivos y a las actividades del mercado incrementó sustancialmente el impacto de la hambruna en su comunidad. En ese difícil momento, la pena trajo más sufrimiento.

Rose encontró inspiración en esta trágica experiencia y se hizo voluntaria para que las comunidades como la suya pudieran tener acceso a los servicios sanitarios vitales y a información para reducir las tasas de mortalidad atribuidas a crisis como la hambruna. Aunque tales iniciativas podrían no contribuir directamente a la prevención de una crisis de este tipo, ella sabía que la mejora del acceso a los servicios sanitarios alivia los impactos de la hambruna y contribuye a salvar vidas. Cuando la oportunidad se presentó, Rose no dudó en hacerse voluntaria de la ONU. Su servicio ha sido una experiencia transformadora.

A través de los conocimientos y las habilidades adquiridas haciendo trabajo voluntario, se te presenta la oportunidad de descubrir quién eres, tus fortalezas y debilidades. Esto te ayuda a comprender cómo interactuar con los demás y a ayudarlos a superar cualquier cosa. El voluntariado significa mostrar a aquellos que han perdido la esperanza, que sí hay esperanza.

Desde 2014, Rose ha sido voluntaria internacional de la ONU en Sudán del Sur. Rose contribuye al objetivo de eliminar la mortalidad materna e infantil en seis centros de atención primaria de la salud. Es responsable del suministro de servicios clínicos, así como de la coordinación y supervisión de los voluntarios nacionales de la ONU en su equipo, incluidos los jefes de sala y los trabajadores sanitarios de la comunidad. También es responsable de la formación de matronas, les esneña los cuidados básicos de emergencia obstétrica y neonatal, haciendo hincapié en la educación sanitaria, la formación y la tutoría de los trabajadores sanitarios como componentes fundamentales de estos objetivos.

Una de sus iniciativas como voluntaria de la ONU fue fundar dos programas para madres adolescentes, que operan en los centros de salud. Con la asistencia de su equipo de matronas capacitadas, provee servicios de salud reproductiva para adolescentes embarazadas, además de asesoramiento general y orientación profesional. Su equipo ayuda a las madres jóvenes a regresar a la escuela, alentándolas a contribuir al bienestar de toda su comunidad. Para estas jóvenes, Rose y su equipo son una fuente de inspiración, apoyo y empoderamiento. A través de su trabajo como voluntaria, Rose crea conciencia sobre la importancia de educar a las mujeres jóvenes y el gran impacto de las pequeñas acciones del voluntariado.

Mi modo de vida ha cambiado mi hogar en tal medida que el poco bien que hago por las personas tiene impactos en familias enteras, lo que ayuda a la gente a darse cuenta de la importancia y la necesidad de educar a las mujeres.

Rose ha inspirado a muchas mujeres a matricularse y terminar los estudios de obstetricia. Su primer grupo de 17 estudiantes se graduará pronto del instituto estatal para después contribuir a la asistencia sanitaria dentro de sus propias comunidades. Rose es claramente inspiración en acción.

 

Artículo traducido del inglés por la Voluntaria en línea ONU Ana Castañeda.

África Subsahariana
Objetivo de Desarrollo Sostenible: