Garantizar la protección a las poblaciones víctimas de los conflictos en la República Democrática del Congo

16 agosto 2017
Jeanne Warnet
Desde 2015, la Voluntaria de las Naciones Unidas internacional Jeanne Warnet (Francia) presta servicio en la Oficina Conjunta de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (doble mandato de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo) como Oficial de Derechos Humanos en la Oficina sobre el terreno en Goma.
UNV MONUSCO 2017
Unidades del batallón de la India escoltan a los miembros de las misiones civiles para proteger su seguridad; aquí vemos a la Voluntaria de las Naciones Unidas Jeanne Warnet. (Fuerza de la MONUSCO, 2017)

Las poblaciones civiles de esta región de la República Democrática del Congo sufren numerosas violaciones de los derechos humanos, entre las que cabe señalar, en particular, la violación del derecho a la vida, la violación de la integridad física, la violación del derecho a la libertad y la seguridad y del derecho a la propiedad. Muchas de las personas que residen en esta región viven en condiciones muy peligrosas, dado que se encuentran atrapadas en las garras de los grupos armados.

Jeanne obtuvo esta asignación a la edad de 30 años, gracias a su experiencia en derecho penal y en los derechos de los extranjeros y los solicitantes de asilo. Ahora, destinada al departamento de la Misión que se ocupa de la información y las investigaciones especiales, se encarga de prestar asistencia a las poblaciones civiles de North Kivu, que son víctimas de un conflicto que ya dura varios decenios. 

"Mi trabajo en la oficina de Goma sigue siendo muy variado. Una de mis principales tareas consiste en la recopilación de información y el análisis de los datos que reúno en las encuestas que realizo a la población para detectar probables violaciones de los derechos humanos cometidas en Goma y en las zonas de Masisi, Walikale, Rutshuru y Nyiragongo. El objetivo de nuestro trabajo es garantizar que se conozcan las violaciones y los abusos cometidos y que se castigue a sus autores."

En el marco de su mandato como Oficial de Derechos Humanos, Jeanne también lleva a cabo actividades de sensibilización, así como sesiones de formación dirigidas a las autoridades, las fuerzas de seguridad y las comunidades locales acerca de los conceptos de los derechos humanos, el derecho humanitario y la protección de los civiles. Asimismo defiende ante las autoridades judiciales y estatales la necesidad de combatir la impunidad, una labor muy importante gracias a la cual se emprenden investigaciones y se hace un seguimiento de los casos registrados. 

Lo más gratificante de mi asignación es cuando hablo con una persona y consigo restablecer su fe en la humanidad y su motivación para luchar a fin de construir un Congo mejor. Es un trabajo a largo plazo que no se puede hacer sin la ayuda del pueblo congoleño. Ellos son los que tienen todas las soluciones para lograr un futuro mejor.

Un ejemplo de la labor de supervisión consiste en seguir de cerca los expedientes de las personas detenidas durante las manifestaciones, en particular en el contexto de las elecciones. "Durante las manifestaciones vigilamos la situación. Cuando los miembros de la sociedad son detenidos, vigilamos las condiciones de su arresto y su detención ante las autoridades,” dice Jeanne. “Si hay una acusación y un juicio, seguimos los procedimientos y el juicio y defendemos una justicia independiente e imparcial. Toda la información se comparte de manera sistemática con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos al objeto de ejercer presión a este respecto sobre el Gobierno congoleño.”


Artículo traducido del inglés por la Voluntaria en línea de la ONU Luisa Merchán.