Hacemos que se escuchen las voces de los más vulnerables

10 noviembre 2017
Día Internacional de los Voluntarios 2017
En 2015, en el campamento de Domiz, en el Kurdistán iraquí, 16 refugiados participaron activamente en la implementación de actividades de ayuda mutua y sensibilización. Los beneficiarios: personas discapacitadas y heridas que huyeron de las zonas de conflicto y encontraron refugio en Irak, Jordania y Líbano. Recorrieron los campamentos y las comunidades de acogida para hacer que se escucharan las voces de las personas con discapacidades.
Volunteers of Handicap International in Domiz camp in Iraqi Kurdistan
Voluntarios de Handicap International en el campamento de Domiz, en el Kurdistán iraquí.
©

Sefadin, Leyla, Youssef y Zahra vinieron de Siria, huyendo de los combates en su país, y encontraron refugio en el campamento de Domiz, en Kurdistán, Irak. Los cuatro se han ofrecido como voluntarios para apoyar a las familias de refugiados con discapacidades. Pusieron en marcha sesiones de ayuda mutua sobre el aislamiento de las personas con discapacidades que corren el riesgo de ser excluidas de la ayuda humanitaria disponible en el campamento.


Este era un problema crucial para Zahra:


Por su discapacidad, algunas personas se encuentran aisladas y los funcionarios del campamento no las toman lo suficientemente en cuenta al establecer los servicios de apoyo, en especial a las personas con movilidad reducida. Con el invierno acercándose, es probable que los que viven en tiendas de campaña no tengan los medios para protegerse del frío. Debemos asegurarnos de que se escuchen sus voces y de que reciban la asistencia necesaria, al igual que los demás."


El propósito de las sesiones de ayuda mutua era permitir que las familias hablaran sobre las dificultades a las que se enfrentan y que encontraran soluciones en conjunto para mejorar las vidas de las personas con discapacidades en el campamento.


"Nuestro objetivo es que los participantes sean los actores de su propio desarrollo, que encuentren soluciones que provengan de ellos mismos. Estas sesiones también les permiten crear redes sociales: los participantes a menudo intercambian sus números de teléfono y se mantienen en contacto fuera de las actividades que organizan los voluntarios", dice Haidar Hawler, antiguo voluntario de Handicap International.


La motivación de Sefadin, Youssef, Leyla y Zahra era el deseo de mejorar las condiciones de vida de los más vulnerables.


"Comprometerme a ayudar a los demás es lo que cuenta para mí", dice Youssef. Por su parte, Leyla quería estar presente para las personas necesitadas.


Antes de tener que dejar Siria, yo fui enfermera en un hospital infantil durante 13 años. Haré todo lo que esté en mis manos para seguir estando presente para los niños de mi país."


Si bien todavía queda mucho por hacer, Leyla «ya ha observado avances a través de estas sesiones de ayuda mutua y mediante la sensibilización sobre las necesidades de las personas con discapacidades. No deben quedar olvidados en el campamento. Debemos seguir esforzándonos y no darnos por vencidos», concluye enérgicamente.


Este artículo se publicó originalmente el 10 de diciembre de 2015.


Este fragmento es parte de la campaña del Día Internacional de los Voluntarios 2017: Los voluntarios, primeros en actuar. Aquí. En todas partes.



Artículo traducido del inglés por la Voluntaria en línea ONU Ana Castañeda.