Jugar a la pelota para luchar contra la violencia de género en Pakistán

10 febrero 2018
Henriette Bjoerge, ONU Mujeres Pakistán
Me desempeño como Voluntaria ONU Oficial de Comunicaciones y Promoción para ONU Mujeres en Pakistán. Mi trabajo consiste principalmente en comunicar historias sobre los beneficiarios de los programas de ONU Mujeres, así como dar voz a las extraordinarias mujeres de Pakistán. También he tenido la oportunidad de usar mi creatividad para desarrollar eventos de promoción y campañas que promuevan la igualdad de género y desafíen las nociones de género y los roles de las mujeres en Pakistán.
VV_UNWomen_Pakistan_HenrietteBjoerge.jpg
La Voluntaria de las Naciones Unidas internacional Henriette Bjoerge (Noruega), centro, con participantes en el Torneo de Fútbol de Karachi. (ONU Mujeres, 2016)

Vivir en Pakistán ha sido, desde septiembre de 2015, una verdadera revelación en cuanto a las condiciones que se experimentan en un país en desarrollo, especialmente en uno donde la mayor parte de la población son jóvenes. Puedo ver de primera mano cómo la ONU tiene la gran oportunidad de influenciar directamente en los jóvenes para que se den cuenta de los beneficios del empoderamiento de las mujeres, y también de ofrecer oportunidades iguales a mujeres y niñas. Ahora es mi deber promover y alentar a las personas a emprender acciones al respecto.

Mi trabajo como Voluntaria ONU Oficial de Comunicaciones y Promoción en ONU Mujeres también me ha permitido perseguir una de mis pasiones: promover los deportes para mujeres y niñas. Personalmente, creo que el valor de los deportes para mujeres en los países en desarrollo está muy subestimado. Los deportes crean confianza, habilidades para la vida, espíritu de equipo y habilidades de liderazgo. También generan un ambiente en el que las mujeres pueden hablar y expresarse por sí mismas. En ONU Mujeres he facilitado alianzas con otras agencias de la ONU, ONG locales y asociados del sector privado; juntos hemos organizado un día de cricket para niñas y torneos de fútbol para mujeres jóvenes en Islamabad y Karachi.

Mis experiencias previas trabajando con mujeres menos privilegiadas que yo— mujeres con muchas más dificultades que superar— es lo que me inspiró a unirme a la ONU en sus esfuerzos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en particular el número 5: la igualdad de género.

Mi trabajo como Voluntaria de las Naciones Unidas me permite marcar una diferencia en las vidas de las mujeres paquistaníes y, al mismo tiempo, mejorar mis habilidades profesionales y el enfoque de mi carrera. En particular, disfruto desarrollando mi creatividad para generar nuevas e innovadoras ideas para que ONU Mujeres aumente la visibilidad de la agencia en Pakistán, y sea llamativa en la manera de comunicarse. Para mí es una prioridad interactuar con los donantes y los asociados potenciales y contarles sobre el buen trabajo que se hace en ONU Mujeres.

Antes de unirme a ONU Mujeres en Pakistán, trabajé como instructora de esquí para jóvenes en Afganistán. Vi con mis propios ojos cómo una comunidad entera puede cambiar cuando las niñas tienen oportunidades, y la magia que puede ocurrir cuando los jóvenes se unen y se ofrecen como voluntarios para una sociedad mejor.  

Mi responsabilidad dentro de ONU Mujeres ahora se ha desplazado hacia el trabajo en innovación y en las relaciones con los donantes. Las oportunidades son ilimitadas. Estoy emocionada de continuar con mi contribución como Voluntaria de las Naciones Unidas dentro de este nuevo campo de trabajo.  Recomiendo esta experiencia a cualquiera que quiera hacer una diferencia en la vida de los demás.


Artículo traducido del inglés por el Voluntario en línea de la ONU Alejandro Aurelio Rivera Álvarez.

 

 

Asia y el Pacífico
Objetivo de Desarrollo Sostenible: