Participación de los jóvenes en Rwanda en el debate sobre el desarrollo después de 2015

05 septiembre 2013
En cooperación con otros 22 países de África, la iniciativa Una ONU en Rwanda ha celebrado una serie de consultas al objeto de formular una agenda para el desarrollo después de 2015 en la que se implique el país. El objetivo de las consultas era estimular un debate inclusivo y participativo sobre la agenda para el desarrollo después de 2015. La idea era facilitar un proceso de consulta basado en las experiencias e ideas de las personas sobre el futuro del mundo en el que quieren vivir.
La joven Voluntaria de las Naciones Unidas Aylin Schulz van Endert (derecha), de nacionalidad alemana, habla sobre la encuesta “Mi Mundo” con un coordinador de distrito del Consejo Nacional de la Juventud de Rwanda para contribuir a hacer oír la voz de los jóvenes en las consultas nacionales sobre la agenda para el desarrollo después de 2015. Su misión como voluntaria está totalmente financiada por el Gobierno de Alemania. (Programa VNU/Ivan Dielens, 2013)

Kigali, Rwanda: En cooperación con otros 22 países de África, la iniciativa Una ONU en Rwanda ha celebrado una serie de consultas al objeto de formular una agenda para el desarrollo después de 2015 en la que se implique el país. El objetivo de las consultas era estimular un debate inclusivo y participativo sobre la agenda para el desarrollo después de 2015. La idea era facilitar un proceso de consulta basado en las experiencias e ideas de las personas sobre el futuro del mundo en el que quieren vivir.


Los jóvenes menores de 30 años representan casi un 65% de la población de Rwanda y constituyen el grupo del que probablemente saldrán más voluntarios. Por lo tanto, es fundamental que hagan oír su voz en los debates sobre la agenda para el desarrollo después de 2015 y los objetivos de desarrollo para el futuro. Como miembro del grupo de trabajo, fui responsable de incorporar las voces de los jóvenes y de explorar el papel desempeñado por el voluntariado en el proceso.


Me ocupé de que el de los jóvenes fuera uno de los cuatro grupos en los que se centraran nuestras consultas. También coordiné los debates con los jóvenes y orienté la contribución de la organización a los mismos, en particular en lo tocante al formato, el orden del día, los asociados, la logística y el presupuesto. Para garantizar la recopilación, la documentación y el análisis de los resultados de los debates, establecí una estrecha cooperación con el Consejo Nacional de la Juventud y el Ministerio de Juventud y de Tecnologías de la Comunicación y la Información.


Conseguir el apoyo de las organizaciones nacionales es fundamental para llegar directamente a las comunidades y atraer al debate mundial a los que no tienen acceso a los medios digitales, los analfabetos y las comunidades más pobres. En este sentido tuve la oportunidad de aprovechar la labor de las redes de voluntarios que trabajan sobre el terreno para lograr una amplia difusión comunitaria.


“Durante nuestras consultas cualitativas con los grupos de discusión, nos pusimos en contacto con 400 jóvenes de las cuatro provincias de Rwanda. También distribuimos en 30 distritos 40.000 papeletas de la encuesta “Mi Mundo” de las Naciones Unidas para que los jóvenes que no tienen acceso a los medios digitales pudieran hacer oír su voz.”


De manera similar, tuvimos la suerte de contar con la energía y el compromiso de los Voluntarios de las Naciones Unidas y del personal de todos los organismos de la organización, que nos dedicaron su tiempo para llevar las consultas a buen término. 


“Colaborar como voluntario en este proyecto es una experiencia muy gratificante, ya que me permite trabajar con las personas afectadas directamente por la pobreza y contribuir a incorporar sus deseos, preocupaciones y aspiraciones en la nueva agenda para el desarrollo después de 2015.”


En el mes de mayo, la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) envió a Rwanda un grupo de filmación perteneciente a su equipo encargado de las iniciativas para después de 2015, con el fin de realizar un vídeo en el que se captara cómo, por primera vez en su historia, las Naciones Unidas están abriendo un debate a nivel mundial y están llegando a las personas afectadas directamente por la pobreza y la injusticia. Los voluntarios prestaron apoyo al equipo realizando localizaciones para el vídeo y desplazándose a las mismas y proporcionando asesoramiento sobre los posibles personajes de la película.


Dado que el programa de Voluntarios de las Naciones Unidas (VNU) cuenta con una extensa red mundial de voluntarios nacionales e internacionales y de canales de difusión, puse en contacto al PNUD con el programa VNU con miras a una posible colaboración entre ambas organizaciones. Como fruto de esta colaboración, el programa VNU se ha responsabilizado del lanzamiento del vídeo, que se ha distribuido como un producto del Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo; Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas interviene en el mismo en calidad de portavoz de la organización. El vídeo se puede ver en: http://bit.ly/14VsDBe


“Agradezco esta oportunidad de poder mostrar las actividades que realiza Una ONU en Rwanda en el marco del proceso de la agenda para el desarrollo después de 2015.”


Biografía:

Mi nombre es Aylin Schulz van Endert y soy de Berlín (Alemania). La financiación de mi misión como joven Voluntaria de las Naciones Unidas con el PNUD, en Kigali (Rwanda), corre a cargo del Gobierno de Alemania. Anteriormente trabajé para el PNUD en Swazilandia y en el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas. En Rwanda prestaré apoyo en el proceso de consultas sobre la agenda para el desarrollo después de 2015 y en actividades relacionadas con el seguimiento del proceso posterior a la conferencia de Rio+20, así como con el examen de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, con especial atención a las cuestiones relacionadas con los jóvenes.

África Subsahariana