Una historia de resiliencia en Nepal

15 noviembre 2017
Día Internacional de los Voluntarios 2017
Desde que tuvo lugar el terremoto de Nepal en 2015, Thakur y su familia se esfuerzan por reconstruir sus vidas con la ayuda de la ONG All Hands Volunteers.
The village of Nuwakot destroyed after Nepal's 2015 earthquake.
El pueblo de Nuwakot destruido tras el terremoto de Nepal en 2015 (2016).
©

Con 25 años, Thakur se gana la vida como porteador y viaja durante varias horas de su hogar en Nuwakot hacia las ciudades del interior de Nepal, para transportar mercancías pesadas recorriendo grandes distancias.


El 25 de abril de 2015, cuando un terremoto de magnitud 7,8 sacudió Nepal, Thakur tuvo que correr durante dos horas hasta llegar a donde estaba su familia y su hija más pequeña, que había resultado gravemente herida. La llevó corriendo a un hospital cercano, pero a pesar de sus esfuerzos, ella acabó tristemente falleciendo.


Cuando llegó el equipo de All Hands Volunteers para ayudar con la limpieza de las rocas y los escombros, nadie podía anticipar la magnitud del vínculo que se crearía con Thakur y su familia. Después de sufrir esa experiencia, Thakur abrió las puertas de su hogar a All Hands Volunteers; cada día, cuando los voluntarios llegaban al lugar, Thakur y su familia les esperaban para darles una cálida bienvenida.



“Los voluntarios de All Hands Volunteers me ayudaron cuando nadie más lo hizo. Nunca habría sido capaz de limpiar los escombros yo solo. Gracias a los voluntarios, finalmente puedo sentir de nuevo algo de felicidad”, afirmó Thakur.


Este artículo se publicó originalmente el 27 de abril de 2016. 


Este fragmento es parte de la campaña del Día Internacional de los Voluntarios 2017.


 



Artículo traducido del inglés por el Voluntario en línea de la ONU Álvaro San José.