Transferir conocimientos y fomentar la colaboración

16 diciembre 2011
Mi misión como voluntario consistió en capacitar durante dos semanas a agricultoras/es de la zona costera del Azuay en el proceso de post-cosecha y comercialización del cacao.
El Voluntario de las Naciones Unidas Alessandro Abbo (segundo por la derecha), del sector privado empresarial con Seniores Italia, realiza un trabajo de capacitación en colaboración con la Prefectura del Azuay y con la Red de Cacaocultores Artesanales del Azuay. (Programa VNU)

Azuay, Ecuador: Mi misión como voluntario consistió en capacitar durante dos semanas a agricultoras/es de la zona costera del Azuay en el proceso de post-cosecha y comercialización del cacao. El trabajo de capacitación se desarrolló en colaboración con la Prefectura del Azuay y con la Red de Cacaocultores Artesanales del Azuay (REDCAZ). Los talleres se dirigieron en su mayoría a dirigentes organizaciones de agricultoras/es de primero y segundo grado.

Durante la capacitación tuve la oportunidad de conocer y conversar con agricultoras/es y dirigentes de varias comunidades de cultivadoras/es de cacao por varios días, intercambiando información y conocimiento en el proceso de producción del cacao y del chocolate. Visitamos las huertas (cultivos), las áreas de post-cosecha (fermentación y secado), una pequeña fábrica de chocolate, las habitaciones de algunas/os agricultoras/es y las áreas públicas de entrenamiento.

Durante las visitas pude notar que las mujeres se dedican a procesos más mecánicos de cultivo, entre ellos: siembra de matas, cosecha de mazorcas, operaciones del post-cosecha y venta del producto a comerciantes. Por su parte los hombres realizan tareas más técnicas como poda y fumigaciones.

A pesar de tener menos conocimientos técnicos las agricultoras, sumando el 43 por ciento del total de participantes, demostraron gran interés por capacitarse y aprender sobre posibles mejoras en los procesos técnicos de cultivo del cacao.

El servicio de mi voluntariado no ha servido únicamente para transferir los conocimientos de la post-cosecha a las/os agricultoras/es, creo que ha servido también para crear un ambiente de colaboración entre ellas y ellos mismas/os.

Puedo decir que con las agricultoras y los agricultores se ha creado un nexo de amistad e intercambios de conocimientos, y que se ha venido creando una red de colaboración: las/os agricultoras/es con más experiencia han ayudado exponiendo sus conocimientos al resto de participantes del curso.

Creo que este curso puede haber servido como inicio de una colaboración más estrecha y continua entre agricultoras/es, organizaciones de agricultoras/es, la REDCAZ, la Prefectura y el programa de Voluntarios de las Naciones Unidas (VNU).

Las personas que participaron solicitaron que no se interrumpan los procesos de capacitación comenzada por las/os Voluntarias/os de las Naciones Unidas. Son conscientes de su necesidad de formación y están dispuestos a capacitarse y abrir sus mentes a nuevos horizontes.

 

Por Alessandro Abbo

América Latina y el Caribe