UNV Regional Websites

UNV works in 150 countries and territories, deploying UN Volunteers to advance sustainable development at grassroots level. Explore our work in the different regions of the world.

view
East and Southern Africa
East and Southern Africa
view
West and Central Africa
West and Central Africa
view
Arab States
Arab States
view
Europe and the CIS
Europe and the CIS
view
Latin America
Latin America and the Caribbean
view
Asia and the Pacific
Asia and the Pacific
Capacitación a promotores comunitarios del municipio de Tapacari, Cochabamba. (Programa VNU, 2011)

El derecho a la protección para todos los niños

Desde el año 2009, las voluntarias brindan asistencia técnica a instancias del Estado en la formulación y aplicación de programas y medidas para proteger a los niños, niñas y adolescentes y promover sus derechos.

La Paz, Bolivia: Las Voluntarias de las Naciones Unidas nacionales Sandra Carbajal y Carolina Sagárnaga apoyan al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en su Programa de Protección. Desde el año 2009, las voluntarias brindan asistencia técnica a instancias del Estado en la formulación y aplicación de programas y medidas para proteger a los niños, niñas y adolescentes y promover sus derechos.

Un ejemplo del trabajo que efectúan se orienta a la promoción del voluntariado en Bolivia para fomentar prácticas de buen trato y prevenir la violencia a través de la implementación de dos importantes estrategias: Promotores Comunitarios de Derechos Humanos y el Programa “Un nuevo sol para el bienestar comunitario”. Los Promotores Comunitarios de Derechos Humanos son personas elegidas por su comunidad para realizar un trabajo voluntario en un sentido de corresponsabilidad y cooperación mutua entre el promotor y su comunidad y viceversa. Son hombres y mujeres que tienen el compromiso de aportar al desarrollo de su comunidad y que coordinan con los diferentes servicios, en especial con la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia. No reciben un salario, sin embargo este compromiso permite que fortalezcan sus conocimientos, su capacidad de resolver problemas en la comunidad, así como su prestigio moral y social.       

El trabajo se enfoca en tareas para difundir los derechos de niños, niñas, adolescentes, hombres y mujeres, y reflexionar con la comunidad para que los derechos se cumplan. Actualmente en Bolivia existen 1.600 Promotores Comunitarios. El programa VNU logra llegar a 48 municipios y 1.300 comunidades. Para las gestión 2012 se pretende expandir la estrategia y que el 80 por ciento de los municipios y sus comunidades tengan Promotores Comunitarios de Derechos Humanos.                           

Por otro lado, el Programa “Un nuevo sol para el bienestar comunitario” busca apoyar en la recuperación afectiva y psicosocial de niños y niñas afectados por las situaciones de emergencia. Este programa se implementa con el compromiso y participación de los voluntarios de la comunidad preocupados por el bienestar de la niñez y la adolescencia.

Todos los niños, niñas y adolescentes tienen el derecho a la protección y a la atención especializada, principalmente en situaciones de emergencia. En una emergencia los más vulnerables son los niños y niñas, pues tienen mayor riesgo de sufrir discriminación, maltrato, abuso sexual y explotación. Por ello, las instituciones, con el apoyo de los voluntarios, promueven acciones de defensa y protección de los derechos de la infancia a partir de la identificación de factores de riesgo e intervenciones para prevenir la violencia, la separación de los niños, niñas y adolescentes de sus familias.
                  
En Bolivia son cinco Servicios de Gestión Social y 30 municipios los que manejan este programa a través de las Defensorías de la Niñez y la Adolescencia, en La Paz, Santa Cruz, Beni, Pando y Cochabamba. Se ha capacitado a más de 1.000 personas como voluntarios del programa, y se ha apoyado la recuperación de alrededor de 15.000 niños y niñas afectados por emergencias de todo tipo, como inundaciones, deslizamientos y conflictos sociales, entre otros.

Por Carolina Sagárnaga y Sandra Carbajal