Garantizar la reintegración de las mujeres combatientes

04 marzo 2016
En 2014 empecé a prestar servicio como Voluntaria ONU en la sección de desarme, desmovilización y reintegración de la ONUCI, lo que fue como un sueño académico hecho realidad. Uno de nuestros principales objetivos ha sido mostrar y monitorear la participación de las beneficiarias en los proyectos de reinserción. Estos proyectos son particularmente interesantes ya que, más allá de beneficiar a las propias ex combatientes, contribuyen también a mejorar los medios de subsistencia de las comunidades.
Tobey Berrault, Voluntaria de las Naciones Unidas canadiense, colaboró como agente de DDR en Côte d’Ivoire desde noviembre de 2014 hasta septiembre de 2015. Aquí la vemos bailando con beneficiarios de un proyecto de reinserción que se centra en la transformación de mandioca en el área de Bangolo, al oeste del país. (Programa VNU, 2015)
Abidjan, Côte d’Ivoire: Durante mi maestría en Canadá, estudié los procesos de desarme, desmovilización y reintegración (DDR) en países del África Occidental. Mientras realizaba una pasantía con el PNUD en Namibia, una colega que era Voluntaria de las Naciones Unidas me alentó a postular. No tenía idea de qué era el programa de Voluntarios de las Naciones Unidas (VNU), pero igualmente seguí su consejo. Cerca de un año después, fui convocada para colaborar como Oficial de DDR, lo cual fue como un sueño académico hecho realidad.

Actualmente trabajo en la sección de DDR de la Operación de las Naciones Unidas en Côte d’Ivoire (ONUCI), y soy la coordinadora de cuestiones de género para DDR.  En el Campamento de Anyama en Abidjan, ayudo a recolectar armas, granadas, municiones sin detonar y municiones en general, así como a desmovilizar a los ex combatientes, a generar estadísticas relevantes y a asistir a la Autoridad nacional de Desarme, Desmovilización y Reintegración.

Las concepciones tradicionales del programa de DDR tienden a favorecer la reintegración de los combatientes armados masculinos. Sin embargo, mientras que muchas mujeres también toman las armas, existe el riesgo de que se las haga a un lado en el proceso, dado que los roles que asumieron quizá fueran de apoyo más que de combate activo.

Si un proceso de DDR es limitado en su capacidad de atender a estos distintos roles, corre el riesgo de convertirse en un proceso exclusivo que potencialmente deje a los grupos vulnerables relegados y limite su capacidad de reintegrarse de forma sostenible en sus comunidades.

Mis responsabilidades diarias incluyen recopilar y archivar datos desglosados por género relevantes para todos los procesos del programa, y alinear nuestro programa de DDR con las normas de las Naciones Unidas para que cuente con una perspectiva de género. 

Uno de nuestros principales objetivos ha sido mostrar y monitorear la participación de las beneficiarias en los proyectos de reinserción. Estos proyectos son particularmente interesantes ya que, más allá de beneficiar a las propias ex combatientes, contribuyen también a mejorar los medios de subsistencia de las comunidades. Es tangible y muy gratificante ver que las beneficiarias y las comunidades de acogida son felices.

En muchos de nuestros proyectos, nuestros colegas dedicados al trabajo de campo trabajan para asegurarse de que los proyectos promueven la participación de la mujer. Algunas ONG han otorgado a mujeres roles que son clave dentro de las juntas de cada proyecto, como, por ejemplo, el de presidente de la organización o el de secretaria de finanzas. Resulta extremadamente positivo para la ONUCI poder afirmar que nuestros proyectos le otorgan gran importancia a la participación de la mujer y que, en muchos casos, han permitido que participantes mujeres se conviertan en líderes de los proyectos y de sus comunidades. 

Ser Voluntaria de las Naciones Unidas es una gran experiencia profesional. No deberíamos dejar que el título de “Voluntario” nos desanime a postularnos y a, potencialmente, hacer algo significativo. Es un importante peldaño en nuestra carrera y una combinación inusual de trabajo interesante y oportunidades globales.


Artículo traducido por la Voluntaria en línea de las Naciones Unidas Florencia Farah