Por un mundo libre de violencia

08 marzo 2016
Trabajar para lograr un Planeta 50/50 libre de violencia en un país donde 63 de cada 100 mujeres mayores de 15 años han padecido algún incidente de violencia es un reto que invita a dar lo mejor de ti y a canalizar los esfuerzos para acelerar el cambio hacia la igualdad.
Ricardo Gysel es Voluntario ONU nacional en la oficina de ONU-Mujeres en México, donde presta servicio en el área de comunicación. (ONU-Mujeres, 2016)
Ciudad de México, México: Trabajar para lograr un Planeta 50/50 libre de violencia en un país donde 63 de cada 100 mujeres mayores de 15 años han padecido algún incidente de violencia es un reto que invita a dar lo mejor de ti y a canalizar los esfuerzos para acelerar el cambio hacia la igualdad.
 
Si no tomamos conciencia y actuamos, tardaremos muchos años en lograr un mundo más igualitario y con mejores oportunidades para las mujeres y las niñas.
 
La oportunidad que se me presentó de colaborar como Voluntario de las Naciones Unidas con la agencia de más reciente creación del Sistema de las Naciones Unidas cambió por completo mi desarrollo profesional y personal. En primer lugar porque abrió mi panorama  hacia lo que significa la cooperación internacional y, en segundo, porque me permitió identificarme con una causa y trabajar por cambiar la vida de muchas mujeres y niñas dentro de México.
 
Mi asignación consiste en fortalecer las relaciones de la Agencia con el Gobierno, el sector privado y las universidades a través de la promoción de tres campañas internacionales: Principios para el Empoderamiento de las Mujeres, HeforShe (Él por Ella) y ÚNETE para Poner Fin a la Violencia contra las Mujeres.
 
Con mucho trabajo, empeño y dedicación he formado parte de importantes resultados que se han concretado dentro de ONU Mujeres México. Entre ellos, la primera donación de una empresa privada mexicana a la Agencia; adherir a compañías trasnacionales a los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres, para que orienten su plan de negocio hacia favorecer el talento femenino; o preparar la primera publicación en México sobre “Casos empresariales de éxito en materia de Empoderamiento de las Mujeres”.
 
También tengo el privilegio de haber participado en una de las campañas más exitosas que ha llevado a cabo ONU Mujeres en el país: “México sin unión temprana y matrimonio de niñas en la ley y en la práctica”, que se realizó en el marco de la campaña ÚNETE para Poner Fin a la Violencia contra las Mujeres. 
 
La violencia contra las mujeres y las niñas sigue siendo una de las violaciones más graves de los derechos humanos en todo el mundo. La violencia no es un problema de las mujeres únicamente, sino de todos nosotros. Es inaceptable y se puede evitar. Tenemos que tomar conciencia del problema y tratar de generar un cambio de mentalidad respecto a la igualdad de género, y actuar para cambiar.
 
Invito a todos a involucrarse en cualquier actividad de voluntariado: es una experiencia que los engrandecerá como seres humanos.
América Latina y el Caribe