Protección y promoción de los derechos humanos en Darfur

19 septiembre 2017
Adil Abdallah
La índole de mi asignación como Voluntario de las Naciones Unidas me exige realizar actividades de supervisión, verificación, capacitación, promoción y difusión de los derechos humanos. Durante las misiones, debo desplazarme a distintas localidades en las que debo hacer frente a diversos obstáculos de inseguridad y desafíos logísticos. El personal de las misiones a menudo requiere autorizaciones de seguridad además de ser escoltado por las Fuerzas de Protección de las Naciones Unidas. Por lo tanto, mi trabajo exige una negociación meticulosa y el conocimiento del entorno. A pesar de estos desafíos, mi compromiso con la labor de las Naciones Unidas, la promoción de los derechos humanos en mi país y mi dedicación a esta tarea siguen siendo firmes.
UNV Darfur human rights
Adil Abdallah (centro), Voluntario ONU nacional con UNAMID en Darfur, habla sobre derechos humanos y sobre la protección de personas desplazadas internamente en el campamento de Kassab, en Kutum (Sudán). (UNAMID, 2017)

Mi nombre es Adil Abdallah, nací en Darfur y soy Voluntario de las Naciones Unidas nacional. Desde noviembre de 2014 trabajo como Oficial de Derechos Humanos en la Sección de Derechos Humanos de la Operación Híbrida de la Unión Africana y las Naciones Unidas en Darfur (UNAMID). Mis responsabilidades consisten en recopilar información sobre violaciones de los derechos humanos y los abusos de los mismo. Igualmente, el enfoque de mi trabajo es informar sobre violaciones graves, como secuestros, detenciones arbitrarias y asesinatos. Como parte de mis actividades, durante las misiones también imparto sesiones de capacitación en el campamento a las personas desplazadas internamente sobre cuestiones relacionadas con los derechos humanos. En el desempeño de mis funciones debo documentar lo que veo y asegurarme de que las personas conozcan y entiendan sus derechos. Para lograr esto en la mayor medida posible también participo en la supervisión de juicios para observar el cumplimiento de las normas para que los juicios sean justos.


Realizo actividades de sensibilización y promoción en los campamentos, por ejemplo, durante la conmemoración del Día Internacional de los Derechos Humanos, que se celebra el 10 de diciembre todos los años. También organizo e imparto sesiones de capacitación sobre derechos humanos a los funcionarios encargados del cumplimiento de la ley. Para dejar un legado sobre los derechos humanos a las próximas generaciones, es importante que todas las personas posean los conocimientos necesarios y que apliquen las mejores prácticas para poder contribuir al cumplimiento de las obligaciones del Gobierno. Esto es tanto a nivel nacional como internacional, en temas de promoción, respeto y protección a sus ciudadanos sin discriminación alguna.


He logrado contribuir de forma significativa a la defensa de los derechos humanos en Darfur, particularmente en los derechos de las personas en los campamentos de desplazados. Esto se ve reflejado en las comunidades que ahora ya conocen y entienden en qué consisten los instrumentos de derechos humanos y la protección que les otorgan dichos instrumentos; también reconocen a las autoridades a las que deben acudir para el respeto de sus derechos. Estos resultados demuestran claramente que la labor de la Sección de Derechos Humanos de la UNAMID tiene un gran impacto en las vidas de los ciudadanos de Darfur.


A través del desarrollo de la capacitación en derechos humanos, y la defensa de los derechos de las personas desplazadas, estoy contribuyendo a mejorar las vidas de las personas, haciendo que conozcan sus derechos y los defiendan.


Me considero muy afortunado por tener la oportunidad de trabajar como Voluntario de las Naciones Unidas nacional en mi propio país. Hay mucho por hacer para seguir contribuyendo a la paz en Darfur. Ese es mi sueño: ver que mis compatriotas viven felices, libres de temor y de los abusos, como debe ser.



Artículo traducido del inglés por la Voluntaria en línea de la ONU Luisa Merchán.