Unir a las comunidades para reconstruir la República Centroafricana

14 agosto 2017
Ludovic Brandhot
Desde 2013, la República Centroafricana (RCA) ha sido marcada por un violento conflicto que ha provocado miles de muertes y el desplazamiento de cientos de miles de personas. El programa de Voluntarios de las Naciones Unidas (VNU), como apoyo a las iniciativas de consolidación de la paz, desplegó 250 Voluntarios de la ONU en toda la República Centroafricana. Quince de ellos forman parte del proyecto ARAT, el cual contribuye a la reconstrucción y restauración del estado de derecho.
UNV CAR 2017
El Voluntario de las Naciones Unidas Ludovic Brandhot durante una sesión de sensibilización con los grupos Mbrès en presencia del Presidente de la Juventud, el imán de Mbrès y la presidenta de la asociación de mujeres de Mbrès. (Programa VNU, 2017)

Ludovic Brandhot es un Voluntario de las Naciones Unidas nacional que presta sus servicios en el gobierno local de Mbrès, República Centroafricana. Por más de 4 años, la inestabilidad en el país ha persistido. Aproximadamente el 60% del territorio sigue ocupado por grupos armados. En la prefectura de Nana-Grébizi, en el corazón del país, los enfrentamientos entre grupos rebeldes en 2016 y marzo de 2017 paralizaron completamente las actividades de la ciudad. La población civil quedó atrapada. Hoy en día, la situación humanitaria sigue siendo insoportable. Los servicios sociales básicos no están asegurados, no quedan suficientes trabajadores del sector salud para cuidar de la población y el acceso al agua potable ya no está garantizado.

Mbrès era conocida anteriormente como una zona agrícola notable. Con el cese de las operaciones de transporte comercial, los productos ahora perecen antes de que puedan llegar a los mercados. Las fuentes de ingreso han disminuido considerablemente. Sin la estabilidad económica, es difícil construir una paz duradera: otra consecuencia desastrosa de los acontecimientos de los últimos años en la ciudad y su continua amenaza a la seguridad personal y el desmoronamiento de la economía.

Una de sus funciones es la de promover la cooperación y la unión de comunidades musulmanas y cristianas para trabajar en objetivos en común. El objetivo de los 25,500 habitantes de esta subprefectura es vivir juntos y construir un futuro para todos.

Como Voluntario de las Naciones Unidas asociado con el gobierno local de Mbrès, una de mis actividades principales consiste en transmitir el mensaje de cohesión social y contribuir a la aceleración de la recuperación socioeconómica de las comunidades. Animo a los jóvenes a que no se queden de brazos cruzados, para evitar ser reclutados por grupos armados.

“Con el proyecto de Apoyo a la Estabilización de los Medios de Subsistencia, cuyo objetivo es acelerar la recuperación socioeconómica de las comunidades, y a pesar de las limitaciones de seguridad, ya he trabajado con 44 grupos de interés económico que han presentado sus actividades”, afirma Ludovic. “Los 16 mejores de ellos serán seleccionados para servir como ejemplo para el resto. Es como la semilla que cae sobre tierra fértil y da buenos frutos”.

Antes de la crisis, los participantes recibían un salario por su participación en cursos de aprendizaje comerciales. El proyecto, que aboga por el trabajo en equipo, benefició a muchas personas, ayudándoles a aprender o a compartir con sus compañeros a través de reuniones organizadas. Los miembros de cada grupo dicen que se han beneficiado de las ideas, la profesión y la dirección.

Estos grupos están involucrando a la gente en el seno de la comunidad. Por ejemplo, Charles Edmond Yaote del "Grupo Juvenil", que tiene experiencia en albañilería, ha accedido a compartir su experiencia con todos los jóvenes que se unen a su grupo en Mbrès. En el "Grupo Fuente de Vida", Yves Josué Gremende, diseñador de vestuario, entrena actualmente a tres jóvenes de su grupo en este oficio. De esta manera, Edmond y Josué ayudan a restaurar la esperanza y a darle un giro a la vida. Estas iniciativas dan a la juventud de la República Centroafricana la oportunidad de ser arquitectos de la paz. Esta es la mejor esperanza para el futuro del país.


Artículo traducido del inglés por la Voluntaria en línea de la ONU Ángela Fernández.