Personas Unidas: un llamado de unión a través del voluntariado
Personas Unidas: un llamado de unión a través del voluntariado

Necesitamos personas unidas, hoy más que nunca

Hay otra pandemia en curso: la pandemia de la desigualdad. Personas de todo el mundo experimentan desigualdades socioeconómicas que socavan sus oportunidades de vida.[1]

Incluso antes de la pandemia, millones de personas salieron a las calles para hacer oír su voz. Las desigualdades cada vez mayores eran un factor común de estas manifestaciones públicas, y las minorías, tales como las personas con discapacidad, las comunidades indígenas, las personas refugiadas y los migrantes, entre otras, fueron los grupos más afectados.

Cuando se produjo la pandemia, las desigualdades existentes se vieron exacerbadas. La COVID-19 ha puesto de manifiesto riesgos que hemos ignorado durante décadas: sistemas de salud inadecuados, brechas en la protección social, desigualdades estructurales, degradación ambiental y la crisis climática[1].

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, señaló que nos encontramos en un momento crítico en el que podemos decidir luchar juntos o desmoronarnos.

Personas Unidas es una invitación, en nombre de la Oficina Regional de Voluntarios ONU para América Latina y el Caribe, a buscar la unidad en cada medida que decidamos adoptar, y a considerar el voluntariado como un instrumento poderoso para unir los sueños, deseos y pasiones de las personas, al mismo tiempo que construimos un pacto global sólido para crear una igualdad de oportunidades.

 

 

Llamados a la acción:

Para las entidades de las Naciones Unidas en todo el mundo: Considerar soluciones basadas en voluntariado en la programación de la ONU, a fin de desarrollar soluciones innovadoras y sostenibles desde el principio. Las iniciativas y los proyectos en los que se incorporaron componentes de voluntariado han logrado mejores resultados en términos de alcance, escala y sostenibilidad. Sobre todo, dichas soluciones integran las aspiraciones, perspectivas y acciones de las personas de una manera participativa e inclusiva.

Algunos ejemplos de soluciones basadas en voluntariado durante la pandemia se realizaron con el UNFPA en Venezuela y el UNICEF en Bolivia.

 

 

Para los Gobiernos: Aprovechar las estructuras que ya existen gracias al trabajo de los voluntarios sobre el terreno; abrir espacios de colaboración con voluntarios locales y líderes comunitarios. El conocimiento de las realidades que ofrece el voluntariado, tanto formal como espontáneo, proporciona los insumos indispensables para la planificación, el codiseño, la puesta en práctica y la evaluación de las estrategias gubernamentales. Además, esta interacción esencial es necesaria para restaurar la confianza entre la ciudadanía y sus Gobiernos.

En Perú, por ejemplo, el Gobierno recibió el apoyo de 7 mil voluntarios para desarrollar la primera campaña masiva de voluntariado digital en el país, destinada a supervisar, por teléfono, la salud física y emocional de 100 mil personas mayores que viven en la pobreza o por debajo del umbral de pobreza y personas con discapacidad grave.

 

 

Para las organizaciones de voluntariado: Seguir promoviendo y abogando por el reconocimiento del valioso trabajo de los voluntarios y dar un paso más en el desarrollo de nuevos modelos de colaboración con el 70 % de las personas que sirven como voluntarias en el marco de estructuras no formales.

Para los y las voluntarias: Ser, a través de cada acción voluntaria, portavoz de un mensaje que destaque la unidad y “el sentido de estar unos para otros en el mundo y por y a través de los demás”, tal como señaló Nelson Mandela.

Para la ciudadanía: Un llamado a la empatía. Un llamado a ser consciente de que cada acción, sin importar lo pequeña que sea, tiene un impacto sobre los demás: las personas y el planeta. También es un llamado a encontrar un lugar en el voluntariado, in situ o en línea, para participar activamente en el mundo que queremos ver.

Porque cuando nos unimos, podemos lograrlo todo.


This article was translated with the kind support of Online Volunteer Mayra León.


[1] Fragmentos de: Encarar la pandemia de la desigualdad: Un nuevo contrato social para una nueva era https://www.un.org/es/coronavirus/articles/tackling-inequality-new-social-contract-new-era.